Formación

- Juan -

Contacto : info[arroba]malasombra[punto]net

Juan fue en realidad un ángel caído. De cómo perdió su condición divina aquí os hablaremos por poco tiempo y menos dinero, como juglarescamente se dice.

Cuentan que su placentera y bucólica existencia celestial fue interrumpida bruscamente un día en el que el Demonio, en apariencia de Joe Satriani, se le presentó y le ofreció una Stratocaster a cambio de la lira y una truja. Al poco tiempo de empezar a tocar ni Dios soportaba aquel sonido pentatónico, distorsionado y sucio que imprimía al nuevo instrumento, y que provocaba el espanto de los otros querubines. Se dirigió entonces Nuestro Señor a Juan con estas sabias palabras: “o paras o te chimpo (de las Alturas)”. No se sabe muy bien qué fue lo que sucedió entonces: hay quien dice que Juan no oyó, o bien no quiso oír; o si lo hizo tardó tanto en contestar que, para cuando quiso responder, ya había sido condenado (le pasa a cualquiera).

Fue de este modo cómo nuestro amigo se precipitó desde los Cielos al Infierno. Mas al pasar por la Tierra camino del Averno, con media hora de retraso, sus hoy compañeros de grupo salimos a interceptarlo, porque si a Dios no le gustaba su ritmo y su estilo, a nosotros sí.

Así se libró Juan del Fuego Eterno. Pero cuenta la leyenda que si algún día quisiera dejar el grupo, la Tierra se abriría bajo sus pies para dar cumplimiento a la condena largo tiempo aplazada.

Volver